Día mundial de los documentos libres.

30/03/2010

¿Cuantas veces te ha pasado que te han enviado un documento y no lo pueden abrir porque su versión de Microsoft Office no es compatible con ese formato? ¡Ycuanto te mandan un .docx y no lo puedes abrir! O sino, les mandan un .odf de OpenOffice y al abrirlo con Office, el formato del texto cambia drasticamente…

El Día Mundial de los Documentos Libres es una iniciativa llevada adelante por organizaciones del campo del acceso al conocimiento, la no discriminación y el software libre en todo el mundo. Este miércoles 31 de marzo, dedicaremos la jornada a llamar la atención sobre la importancia de conservar los documentos digitales que usamos en formatos libres y bajo estándares abiertos.

Nuestro objetivo es promover la adopción de formatos de documentación abiertos, integrar una red global y coordinar actividades para difundir la importancia de estos conceptos en la era digital. En un momento en que buena parte de nuestro trabajo está gestionado a través de sistemas informáticos, los formatos y estándares abiertos son un tema esencial para conservar la libertad y resguardar nuestros documentos a futuro. Imagina que compras un televisor que sólo pudiera recibir señales de una sola empresa. O utilizar un teléfono que sólo se pudiera comunicar con teléfonos de esa misma empresa y no otros.

Eso pasa todo el tiempo en el campo informático: un sistema de mensajería instantánea que no se comunica con otro. Un documento de texto que se abre con un sólo procesador de texto. Un vídeo que sólo se ve con un reproductor determinado. Un sitio web que es accesible desde un único navegador. Este tipo de hechos serían inadmisibles en cualquier otro campo, y sin embargo, son comunes en la comunicación mediada por computadoras.

¿Cuántas veces ha ocurrido que archivos guardados en un formato privativo se tornaron inaccesibles luego de que el proveedor del software discontinuara el soporte del mismo? ¿Cuántas veces te has visto obligado a conseguir un programa específico de una empresa en particular, porque alguien le envió un archivo importante en un formato que sólo se puede abrir con la última versión de un programa de esa única empresa? ¿Cuántas veces te has topado con un sitio gubernamental que te obligaba a usar el software de un sólo proveedor para ejercer sus derechos como ciudadano?

Construir un ecosistema informático en el cual múltiples proveedores convivan, los ciudadanos tengamos el derecho a elegir sin temor a sufrir discriminaciones, los formatos estén libres de patentes y restricciones legales para su implementación y se pueda estudiar cómo están construidos para preservarlos a futuro, es una de las tareas fundamentales para quienes velamos por el libre acceso al conocimiento, el respeto a los derechos ciudadanos en Internet, la perennidad de los datos y la igualdad de ciudadanos ante la ley. Llamar la atención sobre este tema nos permitirá construir un modelo de comunicación digital donde ninguna persona sea discriminada o tratada con menores beneficios que otra por el software que utiliza. En particular, nos preocupa sobremanera cuando es el Estado el que gestiona sus comunicaciones de modo tal que discrimina a quienes utilizan software libre y beneficia o mantiene la posición dominante de una sola empresa al requerir el uso de sus productos para comunicarse con la Administración Pública.

Por estas razones, invitamos a la ciudadanía a acercarse al evento del Día Mundial de los Documentos Libres, el próximo miércoles 31 de marzo.

Anuncios

Telefónica restringe su versión de OpenOffice.

07/06/2009
Logo de OpenOffice.

Logo de OpenOffice.

Telefónica ya comercializa su versión de OpenOffice por un precio de 2,95 € mensuales, que dan derecho a recibir soporte técnico mediante un sistema de chat integrado en la aplicación o por teléfono. La sorpresa viene en el contrato del servicio, que limita el uso del programa a “un único ordenador, y por un único usuario” (5. OTORGAMIENTO DE LA LICENCIA DEL SERVICIO), además de prohibir la creación de programas derivados, hacer más de una copia de seguridad o ponerlo a disposición de terceros (7. OBLIGACIONES DEL CLIENTE>7.2. Uso correcto del SERVICIO).

En el contrato del servicio figuran condiciones bastante más restrictivas que las originales con las que cuenta OpenOffice, software libre licenciado con la GNU LGPL. Desconocemos los pormenores del acuerdo que Telefónica puede haber hecho con Novell, Sun y sus partners, así que no podemos ser rotundos al decir que Telefónica incumple la licencia original de OpenOffice, pero si está claro que la versión OpenOffice de Telefónica es un producto cerrado con limitaciones similares a las del software propietario.


¿Por qué pirateamos el software?

19/05/2009

En uno dice “se permite copiar, modificar y redistribuir libremente” y el otro dice “no prestes ni saques copias ilegales de este disco”.

En uno dice “se permite copiar, modificar y redistribuir libremente” y el otro dice “no prestes ni saques copias ilegales de este disco”.

La palabra “piratería” que se está transmitiendo con todo el asunto de las líneas P2P, derechos de autor,… No es real, debemos de hablar como la copia de software no autorizada por sus autores, esta copia sería aquella que es con ánimo de lucro o la segunda copia que realicemos.

Si vemos las causas de este hecho, encontraremos factores como: las necesidades crecientes de tecnología a nivel mundial, el aumento de la oferta de software, el bajo costo de los medios de transporte de información (lógicos y físicos), el costo importante que tienen aún las tecnologías, desconocimiento en relación a las licencias, la cultura “delito-permisiva” que se instala en muchas naciones y el lento avance en la regulación de los derechos de autor en el mundo digital.

Al analizar el primer factor, se debe aclarar que la combinación hardware/software en su conjunto es una poderosa herramienta con la cual ampliamos nuestras capacidades humanas, trabajando con mayor eficiencia y precisión, ya sea en la búsqueda o el tratamiento de la información. En este sentido, es vital para el desarrollo de los países con economías emergentes, que cuenten con estas tecnologías y que les ayude a ser más eficientes. La tecnología debe ser accesible para todos los participantes de la sociedad, pero como corresponde, es decir, con autorización de sus creadores. En este punto, es donde cobra relevancia el concepto de software libre, sobre todo para las necesidades básicas de plataforma y software de oficina, en donde actualmente existen buenas soluciones, muy bien desarrolladas, tales como: Ubuntu y OpenOffice. Además, con este tipo de software, contamos con una licencia que apoya la libre distribución, modificación y uso del software en cuestión.

Sin embargo, para el caso del software especializado y/o de negocios, tendremos algunas dificultades con el software libre, ya que no todo está creado, obligándonos a recurrir a software propietario, en sus diversas formas: empaquetado, o desarrollado a medida. Si optamos por software propietario, encontraremos en algunas áreas una oferta creciente y cada vez de mejor calidad, más aún cuando hay millones de usuarios en la red, que son potenciales compradores y en algunos casos “testeadores” de software, dispuestos a utilizar, probar, y quizás adquirir alguna licencia. Para el caso del desarrollo a medida, hablamos de palabras mayores, con largos procesos de desarrollo, un riesgo considerable y un esfuerzo que no todas las organizaciones a nivel nacional pueden acceder.

Los demás factores que influyen en la “piratería” forman un contexto que incentiva la copia ilegal de software y que deja a muchos país con una imagen lamentable ante el mundo, con cifras altísimas de uso de software ilegal. En este punto, es donde hay que tomar medidas concretas y urgentes, como por ejemplo: educación en términos del licenciamiento, precios preferenciales de software para las PYMES. Por último, potenciar el uso de software libre donde sea posible.

Finalmente, el resguardo de los derechos de autor debe tomarse con cautela y no llegar a extremos en que la sociedad, con los políticos a la cabeza, podría castigar con mayor severidad a usuarios de software ilegal que a los delincuentes de guante blanco o con delitos de sangre.


Tú Window, yo GNU/Linux, ¿podemos comunicarnos?

22/04/2009

Convierte archivos a estandares libres.

Convierte estandares propietarios a libres.

Estas palabras no pretenden ser otras más contra el software privativo (Windows), o para ensalzar el software libre. Sino para mostrar alternativas de comunicación que permita a distint@s usuari@s de sistemas operativos comunicarse.

Cuando estás escribiendo un artículo, retocando una imagen, construyendo una página web, escuchando una canción o mirando tu película favorita en tu computadora, estas manejando archivos. Para que estos archivos sean abiertos, leídos o modificados con tus aplicaciones favoritas, necesitan tener un formato.

Un formato es lo que permite a una aplicación interpretar los datos crudos en un archivo. En otras palabras, un formato es un modo de representación de estos datos.

Muchas veces, los formatos de archivos están marcados en la extensión del nombre del archivo; el sufijo de tres letras con el que el nombre del archivo termina. Por ejemplo: mypage.htm es un documento escrito en HTML. Hay formatos específicos para imágenes (como JPEG, PNG, GIF, TIF, BMP), texto simple (ASCII, comunmente marcado con la extensión .txt), para texto formateado (HTML, RTF, DOC) y para documentos listos para la impresora (PDF, PS).

El caso más ilustrativo de este problema es el formato MsWord (.DOC) propiedad de Microsoft, que tiene una patente que impide saber que es exactamente lo que hace en las computadoras de los usuarios.

Cuando se genera un documento en formato MsWord y se distribuye, se obliga a los demás a tener el programa de Microsoft para poder leerlo, con lo cual se fortalece al monopolio, sino que además se ayuda a extenderlo; sin importar si se pagó la licencia a la empresa o si se usa una copia pirata del programa.

La reproducción y distribución de información con formatos propietarios merma no solo la libertad de quién los usa por necesidad, obligación o ignorancia. Sino sobre todo merma la libertad común del acceso a la información; dado que sin libertad para decodificar y reproducir información digital serán las empresas sobre los derechos de l@s usuari@s, quienes en última instancia controlarán la información y el conocimiento.

De ahí la importancia de usar formatos libres que, a diferencia de los formatos propietarios, si muestran el código fuente y la documentación (los planos con que están hechos) de manera que es posible saber qué hacen exactamente en nuestra computadora y con nuestra información, además de que permiten el libre desarrollo de programas para decodificarlos, lo cual imposibilita que se generen monopolios. Y lo más importante, otorgan al/ a la usuari@ la libertad de elección y el control sobre la información que se comparte con l@s demás.

Formatos Alternativos.

Esta es una lista de los formatos libres más comunes y las aplicaciones que los generan, en algunos casos son una alternativa a los formatos propietarios. Estos formatos libres son independientes del sistema operativo, es decir, funcionan también en sistemas operativos propietarios.

Texto

  • Formato prorietario: .DOC y otros formatos de Microsoft Office.
  • Formato abierto: .TXT (ASCII), .RTF (también es de Microsoft, pero la documentación está disponible), .HTML y Microsoft Office puede sustituirse por OpenOffice.

Imagen

  • Formato propietario: .GIF, .TIFF, .JPG…
  • Formato abierto: .PNG que se generar con el programa GIMP.

Sonido

  • Formato propietario: .WAV, .MP3, .RM.
  • Formato abierto: .OGG.

Video

  • Formato propietario: .AVI, .WMV, .MPEG, .MOV.
  • Formato abierto: .OGM.

Por favor, NO utilices formatos de archivo propietarios para el intercambio de documentos, como DOC, XLS o PPT, sino HTML, PDF, TXT, CSV o cualquier otro que no obligue a utilizar un programa de un fabricante concreto.


Telefónica ofrecerá OpenOffice.

06/04/2009
Logo de OpenOffice.

Logo de OpenOffice.

Telefónica va a lanzar una edición especial de OpenOffice para sus clientes empresariales de ADSL. El precio será de 3 euros al mes para el  soporte técnico para la aplicación, no por la aplicación (esto es bastante importante).

La operadora lleva un año realizando un piloto con algunas empresas para valorar si el paquete ofimático está preparado para remplazar a otras opciones propietarias como MS Office. La versión que distribuirá Telefónica esta basada en la edición OpenOffice de Novell.

Ahora propongo reguntas:

  • ¿Una edición empresarial no puede servir para una casa?
  • ¿Esta versión sera libre? Es decir, ¿se cerrará el código de la aplicación? Porque nos podemos plantear que el código que se añada y que sólo se aplica a mi versión se mantiene abierto para que otros puedas modficarlo y aprovechar las mejoras que yo introduje. Eso significa competitividad ¿esta Telefónica dispuesa a ello?
  • Si el código de la aplicación es “cerrado”, ya no estaríamos hablando de software libre por lo que habría una infracción de la licencia.

Y ahora recuerdo las libertades del software libre:

  • Que puedas Ejecutarlo con cualquier propósito.
  • Que puedas copiarlo y distribuirlo para ayudar a un amigo,comunidad,etc.
  • Que puedas modificarlo para que se adapte a tus necesidades o las de un tercero.
  • Que puedas mejorarlo y publicar las mejoras para ayudar a la comunidad.

Sin Telefónica no respeta que la versión de Novell de OpenOffice permanezca libre como la de Sun creo que sería algo denunciable.

Fuentes: