De cómo ni las ONGs respetan la libertad del usuario.

15/02/2011

La base de una argumentación sólida es la información que uno tiene respecto al tema que está tratando. Si el interlocutor conoce muchos datos sobre ello, le será más fácil argumentar a su favor. Pero hay otro elemento que es casi tan importante como la tenencia de datos, y es la congruencia.

Resulta que WWF, la ONG ecologista, ha creado una web llamada Hora del planeta, donde se promociona la campaña de apagar las luces de las ciudades durante una hora para luchar contra el cambio climático. No vamos a hablar del contenido de la web ni de la idea subyacente, sino de las formas.

Hace poco ocurrió lo siguiente:

Alexis PM (uno de los organizadores del Flisol español), miembro de esa ONG fue animado a comentar o criticar la nueva web. Los administradores y creadores querían saber si el diseño había resultado acertado. Este usuario realizó comentarios de acuerdo a su opinión personal. Opinión, por otro lado, bastante cualificada he de decir. Las conclusiones fueron muy sencillas. El sitio en sí estaba bien, pero la manera de realizarlo no.

Esa web como podéis comprobar, está hecha con Flash, formato privativo propiedad de una empresa privada. La crítica se basa en los siguientes puntos:

1. Discrimina a los usuarios de software libre que eligen no usar formatos privativos

2. Discrimina a los usuarios que no tienen un ancho de banda suficiente para ver la página correctamente

3. La tecnología utilizada no es libre.

Esta persona fue criticada por el Director el Departamento de WWF España, el cual incluso llegó a sugerir que no debería ser miembro de esta ONG.

Bien, WWF es perfectamente libre de elegir los formatos que considera más apropiados, pero tratándose de una Organización No Gubernamental que se supone defiende una postura ecologista y a favor de los derechos de las personas, esta decisión no cuadra.

Además, esta misma ONG, está apoyando el formato WWF (un PDF que no puede ser imprimido), el cual tiene DRM. El cuál, hay que decir, que fue desarrollado primero para Mac y Windows.

Siguiendo el hilo de lo que comentaba en la entradilla. Hay que ser congruente, de manera que nuestras palabras estén acordes con nuestros actos.

Por ejemplo, es incongruente editar un panfleto comunista utilizando Word, programa perteneciente a una empresa profundamente integrada en el sistema capitalista. Esto ha pasado, y sigue pasando, por ignorancia o por dejadez.

WWF no ha tenido en cuenta a muchos usuarios, que por razones éticas en su mayoría, han optado por ser más libres, utilizando un tipo de software que permite al usuario ser dueño de sus contenidos y de sus aplicaciones.

El camino recorrido hasta llegar a la meta, es tan importante como la meta misma. Al igual que un deportista que gana una carrera entrenando, tiene más valor que otro que usa sustancias para mejorar el rendimiento.

Cuando defiendas una posición es imperativo que tus actos se correspondan con tus palabras, de otra manera, esa persona pierde credibilidad e influencia. Bien por caer en una contradicción consciente (con lo que se convierte en un hipócrita) o bien por desinformación (lo que lo convierte en un ignorante, que en ocasiones es peor).

Creemos que no se debe destruir ni a sindicatos ni a ONGs por mal que lo hagan, pero hay que separar el grano de la paja. Dar caña para pulir nuestras herramientas de defensa en lugar de ceder a la intención del poder, que es que perdamos la confianza en ellas y quedemos a su merced.

Klomiz y Pragmart.

Fuente: Pillate un Linux.

Anuncios

Se inteligente y di ¡NO! al iPhone.

25/06/2009

Di ¡NO! al iPhone.

Di ¡NO! al iPhone.

¿Por qué no debo comprar un iPhone?

El iPhone contiene DRM. Digital Rights Management o (gestión de derechos digitales) es un término genérico que se refiere a las tecnologías de control de acceso usada por editoriales y dueños de derechos de autor para limitar el uso de medios o dispositivos digitales.

Existen diferentes mecanismos de DRM, diseñados por distintas empresas, pero en general todos tienen en común algunas características:

  • Detectan quién accede a cada obra, cuándo y bajo qué condiciones, y envían esta información al proveedor de la obra.
  • Autorizan o deniegan de manera inapelable el acceso a la obra, de acuerdo a condiciones que pueden ser cambiadas unilateralmente por el proveedor de la obra.
  • Cuando autorizan el acceso, lo hacen bajo condiciones restrictivas que son fijadas unilateralmente por el proveedor de la obra, independientemente de los derechos que la ley otorgue al autor o al público.

Algunos de los derechos afectados por los DRM son:

El derecho a leer y al libre acceso a la cultura.
los DRM permiten que un tercero conozca todo lo que vemos, escuchamos, leemos, y expresamos, y pueda monitorear, controlar e incluso impedir que lo hagamos.
El derecho a la intimidad.
Para decidir si otorgan o no acceso a cada obra, estos sistemas necesitan vigilarnos. De esta forma, un tercero tendrá información sobre qué, cómo y cuándo leemos, oímos música, escuchamos radio, vemos películas y accedemos a cualquier contenido digital.
El derecho a realizar copias en casos particulares.
Varias legislaciones de derechos de autor reconocen el derecho de las personas a confeccionar copias de las obras para uso privado. Esto incluye la posibilidad de realizar copias de respaldo, copias para acceder desde diferentes dispositivos e incluso copias para compartir con personas de nuestro entorno íntimo, siempre bajo la condición de que no medien transacciones comerciales. Estos derechos quedan obstruidos completamente con la implementación de DRM.
La realización de obras derivadas.
La realización de obras derivadas es un proceso común en la creación cultural. Muchas obras son trabajos derivados de obras anteriores. Esto incluye traducciones, realización de remezclas, y otras formas de expresión. Estas acciones básicas de la producción cultural se tornan imposibles frente a DRM.
La crítica y el comentario público, incluyendo el derecho a la libre expresión, en particular por parte de periodistas.
Quienes trabajan en crítica literaria, cinematográfica, musical, e incluso política, utilizan el recurso de la cita para comentar las obras publicadas. El sistema de DRM impone trabas técnicas a esta posibilidad, con la consecuencia directa de poner cerrojos técnicos a la libertad de expresión.
El “fair use” y las excepciones al copyright.
Esta expresión común para la jurisprudencia norteamericana es otra de las víctimas de la aplicación de DRM. En muchos casos, las leyes de derechos de autor fijan excepciones para el ámbito educativo o para personas con alguna discapacidad que necesiten realizar copias de obras para poder acceder a ellas (como las traducciones al Braille o la utilización de audio-libros). Estos recursos quedan eliminados con los sistemas de DRM.
El dominio público.
Las restricciones técnicas de acceso no tienen fecha de vencimiento. Por tanto, cuando las obras entren al dominio público, las restricciones seguirán estando allí, vedando el acceso y la copia de materiales que legalmente podrían ser copiados. Otro tanto ocurre con obras que ya están en el dominio público y que se tornan inaccesibles para las personas cuando algún proveedor de contenidos las distribuye bajo un sistema de DRM.
La presunción de inocencia.
Las medidas técnicas de restricción de acceso y copia declaran a la ciudadanía culpable antes de que se pruebe lo contrario, privándola de una serie de derechos en forma preventiva, sin que se haya cometido ningún delito.
El derecho a experimentar.
El desarrollo y utilización de mecanismos para eludir los DRM se convierte en un crimen aún cuando se realice para fines de investigación o para acceder a un contenido que se ha adquirido legalmente, incluso cuando no se viole ningún derecho de autor.

Existen muchos modelos de móviles que funcionan bajo software libre, no eres más güay por tener lo último en tecnología sino por defender los derechos de todos.