Ministerio de Cultura sugiere cobrar por obras CC a las entidades de gestión.

16/04/2010

El Ministerio de Cultura ha recomendado a las entidades de gestión de propiedad intelectual que hagan valer su función como abanderados de los derechos de autor, incluso en referencia a aquellos contenidos creados bajo la etiqueta Creative Commons.

En un informe que analiza el momento actual del libro electrónico publicado por El Observatorio de la Lectura y el Libro, organismo vinculado con el ministerio, se subraya “la obligación por Ley de que las entidades de gestión de derechos hagan efectivos los derechos de remuneración aún en el caso de que el autor decidida regalar su obra o no cobrar”.

El texto alienta, en este sentido, a vigilar la posible pérdida de control que pueden acarrear las obras al ser difundidas masivamente bajo el sello Creative Commons.

Observamos que en efecto esto es algo que viene así en la ley lo que nos muestra, ni más ni menos, lo lejos que está la Ley de Propiedad Intelectual de la realidad y la urgente necesidad de reforma para acercarla, aunque sólo sea un poco, a la realidad científica y medible que supone el creciente uso de obras Creative Commons entre cada día más creadores.

No soy abogado pero hay cosas que caen por su propio peso y que apunto a continuación:

1.- Los que usamos licencias Creative Commons no sentimos, como legítimos autores, que la copia privada o cualquier otro tipo de copia nos cause perjuicio económico alguno. Es más, entendemos que la propia copia nos enriquece y aumenta nuestras posibilidades de obtener y generar riqueza de y para la sociedad. El simple concepto de que tenga que existir una compensación cuando científicamente se demuestra que el daño sólo es posible en determinados modelos de negocio, debería ser retirado. Es más, estas compensaciones, no hacen sino entorpecer la difusión de la cultura.

2.- Dice la ley que como autor no puedo renunciar a la remuneración por compensación (derecho patrimonial irrenunciable). Creo que como autor e individuo maduro y en plena posesión de mis facultades mentales tengo que poder no querer dicha anacrónica compensación ideada en una visión analógica y mercantilista de la creación. Esta redacción de la ley es simplemente insultante y por eso exijo que sea modificada sin más dilación. Si quiero renuncio y no tengo nada más que explicar. Ninguna entidad, aquí declaro, tiene autorización mía activa o pasiva a recaudar cantidad alguna sin mi expresa autorización y me da igual lo que la ley diga. Si la ley es injusta, prefiero la cárcel a que recolecten en mi nombre.

3.- La perversión de la ley. Supongamos que admitimos que la SGAE ha de poder recaudar de las obras licenciadas con Creative Commons. Veremos, sin demasiada sorpresa, que la SGAE no permite que sus asociados usen dichas licencias. Según la ley la asociación a estas entidades no es obligatoria, pero es que en los términos de los contratos que obliga la SGAE firmar se prohibe el empleo de dichas licencias luego jamás podríamos reclamar ese dinero pues tenemos que afiliarnos a ella para cobrar las cantidades (otras entidades no obligan a estar afiliados como CEDRO). Esto significa que sí o sí, la SGAE tiene que recaudar pero al mismo tiempo sus cláusulas de contrato y la redacción de la ley produce que sea no o no que como autores podamos recibir esos importes. ¿Nadie ve lo perverso de la situación? ¿Es eso defender a los autores? Honestamente, no nadie con un mínimo de integridad y vergüenza puede sostener que así sea.

4.- Las entidades tienen que ser totalmente efectivas. No recuerdo el punto de la ley, pero tengo entendido, y que me corrijan los abogados, que las entidades de gestión tienen que cumplir ciertos requisitos para seguir siéndolo, y es que tengan capacidad de ser efectivas identificando todas las obras, usos, y repartiendo con la máxima diligencia. Bueno, eso simplemente ya no es posible. Los autores estamos viendo que existe otra forma de gestionar nuestros propios derechos sin necesidad de SGAEs. Si no queremos compensación por copia privada, podemos optar por muchísimas otras opciones más respetuosas con la cultura y la creatividad. El caso es que las entidades de gestión deberían sólo gestionar los derechos colectivos de exclusivamente las obras que estén en su catálogo y no las demás. Esa es la cuestión.

Conclusión. La Ley de Propiedad Intelectual trata a los autores como niños incapaces de tomar sus decisiones y vive en un siglo, el XIX (ni siquiera el XX ya) en el que la visión analógica era la imperante. Ya en su día los derechos de autor como hoy los entendemos fueron muy cuestionados, sobre todo los patrimoniales, y en el entorno digital incipiente e Internet, la aplicación de las leyes de Propiedad Intelectual y Copyright son una perversión que crea problemas donde no los hay. Sólo faltaba que ahora los que optamos por licencias Copyleft y otras Creative Commons tengamos que estar forzados a usar modelos de ver la creación sencillamente falaces.

También se insta en el documento a adoptar “medidas normativas para crear un procedimiento que corrija las actuales deficiencias en torno a regulación relativa a la difusión de obras protegidas a través de redes P2P y páginas web” y a impulsar barreras como los DRM.


Un vistazo a los derechos de autor y a las licencias abiertas.

26/02/2010

Sumario:

1. Derechos de autor

2. Licencias abiertas

3. Compatibilidad entre licencias

– – – – – – – – – – –

1. Derechos de autor.

Los Derechos de autor son una forma de protección proporcionada por las leyes vigentes en la mayoría de países para los autores de “obras originales” incluyendo obras literarias, dramáticas, musicales, artísticas e intelectuales. Esta protección está disponible tanto para obras publicadas como para obras que todavía no se hayan publicado. Generalmente le da al propietario del derecho de autor el derecho exclusivo para hacer y para autorizar a otros a hacer lo siguiente:

• Reproducir o distribuir la obra o copias de esta

• Mostrar, presentar o interpretar la obra públicamente

• Preparar obras derivadas basadas en la obra.

La protección de los derechos de autor se da a partir del momento en que la obra está creada de un modo fijado en una forma de expresión tangible. Los derechos de autor sobre una obra creada pasan inmediatamente a ser propiedad del autor que la ha creado. Sólo el autor o aquellos quienes derivan sus derechos a través del autor pueden reclamar la propiedad.

Los autores de una obra colectiva son copropietarios del derecho de autor de esta obra a no ser que haya un acuerdo que indique lo contrario.

Los derechos de autor de cada contribución individual en una publicación periódica o en serie, o cualquier otra obra colectiva, existen además de los derechos de autor de la obra colectiva en su totalidad y están conferidos inicialmente al autor de cada contribución.

Los menores de edad pueden reclamar derechos de autor pero las leyes del estado pueden reglamentar cualquier transacción relacionada con este tema que incluya a menores.

Derechos morales.

Los denominados “derechos morales” forman parte de los derechos de autor y se refieren al derecho de reclamar la autoría de la obra y el derecho a oponerse a cualquier mutilación, deformación u otra modificación de la misma, o bien, de otras acciones que dañan la obra y podrían ser perjudiciales para el honor o el prestigio del autor. En el marco jurídico español los derechos morales son irrenunciables.

Convenios internacionales.

La mayoría de países están acogidos al Convenio de Berna creado en 1886 y actualizado en 1979 que otorga protección en los estados firmantes a la obra originada en uno de ellos. El convenio también establece una serie de protecciones mínimas que se conceden al autor e incluye los derechos morales (que el autor conserva incluso cediendo los patrimoniales).

En 2002 la mayoría de estados firmaron el Tratado de la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) sobre Derechos de Autor que trata la cuestión de la digitalización e internet obligando a los países a disponer de la protección legal necesaria para garantizar la protección de los derechos.

Copyright

La noción de Copyright está originariamente vinculada al derecho anglosajón (la de derecho de autor al derecho francés) y se refiere a los derechos patrimoniales de la obra que no incluyen los derechos morales. Son pues todos aquellos derechos que el autor puede ceder a terceras partes, principalmente los derechos de reproducción, distribución, difusión pública y la creación de obras derivadas.

De su ámbito originario vinculado al material impreso, el copyright se ha ido extendiendo a otros ámbitos. Las sucesivas leyes también han ido ampliando el periodo de protección tras la muerte del autor y las limitaciones en las obras derivadas.

Copyright, todos los derechos reservados.

El uso de la expresión copyright o del símbolo © se utiliza convencionalmente para indicar que todos los derechos sobre una obra están reservados. Así, aparte de los derechos morales que conserva su autor, el propietario del copyright (que puede no ser el autor de la obra) conserva los derechos patrimoniales que incluyen la reproducción, difusión pública y la creación de obras derivadas.

Copyleft, cesión de derechos a los usuarios.


El término “copyleft” se refiere a una regulación sobre una obra que se propone garantizar los derechos (o la libertad) de cualquier persona como “usuaria” para reproducirla, distribuirla o crear obras derivadas.

El copyleft parte de la legislación de los derechos de autor pero hace de ella un uso creativo. Dado que el autor es el propietario de los derechos patrimoniales sobre la obra, se trata que los ceda, no a un editor, sino a cualquier usuario. El “copyleft” en sí no es una figura legal, es una forma de llamar en lenguaje común a un determinado tratamiento de derechos sobre la obra.

Esta fórmula facilita que algunos usuarios puedan crear obras derivadas pasando a ser parcialmente autores de las mismas; cuando esto pasa varias veces nos encontramos en una situación de autoría compartida sobre una obra.

Dominio público.

Por dominio público se entiende el conjunto de bienes y derechos de titularidad pública y que no son propiedad privada. Ejemplos de dominio público son el espacio radioeléctrico, las aguas terrestres y las aguas continentales.

Algunos ordenamientos jurídicos consideran que el dominio público está formato por aquellos bienes el titular de los cuales es una comunidad. Así, las comunidades de regantes, de pastos, de bosques son ejemplos de dominio público.

Las obras protegidas por el derecho de autor pasan al dominio público pasados 50 años desde la muerte de su autor, en concordancia con el Convenio de Berna, aunque este convenio reconoce el derecho a los países signatarios a ampliar el plazo de la protección. En España, el derecho sobre la propiedad intelectual se ejerce en 70 años tras la defunción del autor, a excepción de las obras anteriores a 1987, que es de 80 años. En algunos países, el autor puede ceder al dominio público una obra.

La transformación de una obra bajo dominio público (su traducción, adaptación, o modificación) de tal manera que de lugar a una obra diferente, da los derechos de propiedad intelectual al autor de la transformación.

Subir arriba.

2. Licencias abiertas

La expansión creciente en la aplicación del copyritght ha llevado a la mayor parte de legislaciones a considerar como infracción la reproducción, modificación y, en algunos casos, el uso de una obra sin permiso del propietario de sus derechos de explotación.

Para hacer uso de estos derechos es necesario disponer del permiso expreso del titular de los derechos. Este permiso puede darse a través de una licencia que acompaña a la obra. La ausencia de una licencia o información sobre el tratamiento de derechos es considerada como una reserva total de los mismos.

En este contexto legal el movimiento por la cultura libre y los contenidos abiertos ha desarrollado diversos tipos de licencias para garantizar la cesión de derechos a los usuarios. Diversar personas, grupos, organizaciones y proyectos han definido licencias distintas conforme a su forma de entender la cuestión. El uso masivo por parte de creadores y usuarios ha consolidado algunas de dichas opciones.

A continuación presentamos algunas de las licencias abiertas que nos parecen más significativas para su uso en gráficos e imágenes.

GFDL.

La licencia de documentación libre GNU (GNU Free Documentation License, GFDL) es una licencia copyleft para contenido libre que fue diseñada para documentación de software pero se ha extendido a otros contenidos. Uno de los proyectos más significativos que impulsó esta licencia es Wikipedia; aunque en 2009 cambió sus contenidos a Creative Commons Atribución CompartirIgual 3.0.

La licencia permite copiar y, en principio, modificar el contenido de la obra, estipulando que cualquier copia del material u obra derivada de éste, debe llevar la misma licencia que el original.

Se establece una diferenciación entre el documento y sus secciones secundarias (“título”, “historial”, “reconocimientos”, “dedicatorias”, “agradecimientos”, “aprobaciones”). También distingue entre secciones variantes e invariantes (según si pueden o no pueden ser modificadas).

Se distinguen 4 tipo de copias:

• Copia transparente (Transparent copy): versiones del documento fácilmente modificables por medios informáticos, disponibles al público.

• Combinación (Combination): documento que se crea al combinar varios documentos bajo la GFDL. En él, se fusionan todas las secciones de historial, reconocimientos y dedicatorias originales, y se borran las aprobaciones.

• Colección (collection): conjunto de documentos bajo la GFDL que se distribuyen de forma conjunta.

• Agregado (aggregate): conjunto de documentos bajo diferentes licencias.

Creative Commons.

Creadas por la corporación americana sin ánimo de lucro homónima Creative Commons. Se basan en los derechos de autor y en la cesión de algunos de estos derechos a terceras personas. Los derechos a ceder se definen de la siguiente manera:

• Reconocimiento (Attribution): El material creado por un artista puede ser reproducido, distribuido o comunicado públicamente siempre que se reconozca la autoría.

• No Comercial (Non commercial): El material original y los trabajos derivados pueden ser reproducidos, distribuidos o comunicados públicamente mientras su uso no sea comercial.

• Sin Obras Derivadas (No Derivate Works): El material creado por un artista puede ser reproducido, distribuido o comunicado públicamente pero no se puede utilizar para generar una obra derivada.

• Compartir Igual (Share Alike): El material creado por un artista puede ser utilizado para generar una obra derivada siempre que esta quede sujeta a la misma licencia que el material original
Fuente: http://es.creativecommons.org/licencia/

De la combinación de estas posibilidades de cesión de derechos se derivan 6 licencias:

cc 2.5 by

“Reconocimiento (by): Se permite el uso comercial de la obra y de las posibles obras derivadas, la generación y distribución de las cuales también está permitida sin ninguna restricción.”

cc 2.5 by-nc

“Reconocimiento – NoComercial (by-nc):Se permite la generación de obras derivadas siempre que no se haga un uso comercial. Tampoco se puede utilizar la obra original con finalidades comerciales.”

cc 2.5 by-nc-sa

“Reconocimiento – NoComercial – CompartirIgual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.”

cc 2.5 by-nc-nd

“Reconocimiento – NoComercial – SinObraDerivada (by-nc-nd): No se permite un uso comercial de la obra original ni la generación de obras derivadas.”

cc 2.5 by-sa

“Reconocimiento – CompartirIgual (by-sa): Se permite el uso comercial de la obra y de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.”

Esta es una licencia copyleft en los términos en que lo define la FSF.

cc 2.5 by-nd

“Reconocimiento – SinObraDerivada (by-nd): Se permite el uso comercial de la obra pero no la generación de obras derivadas.”

Subir arriba.

3. Compatibilidad entre licencias.

¿Qué licencias son compatibles para crear obras derivadas?

• Hay licencias que permiten a un autor crear obras derivadas sin tener que pedir permiso al autor de la obra original.

• Pero si en vez de una obra original partimos de dos o más ¿Qué pasa? (por ejemplo en un fotomontaje a partir de dos fotos)

• Si las obras de partida tienen la misma licencia no hay problema

• Si las obras de partida tienen licencias distintas estas tiene que ser compatibles

Aquí se ofrece una orientación para ver qué tipo de licencias son compatibles entre sí.

Vamos a referirnos a tipos de licencias según los derechos que reservan. No nos referimos a licencias específicas por lo que, más allá de esta pequeña guía, conviene consultar las condiciones concretas de cada licencia para ver si es aplicable.

Tipos de licencias:

• Que no permiten obras derivadas (no las vamos a poder usar)

• © (todos los derechos reservados)

• By-nd (Atribución – No-Derivadas)

• By-nc-nd (Atribución – No-comercial – No-Derivadas)

• Que permiten obras derivadas (con estas veremos la compatibilidad)

• By (Atribución)

• By-nc (Atribución – No-comercial)

• By-nc-sa (Atribución – No-comercial – Compartir-Igual)

• By-sa (Atribución – Compartir-Igual)

Consideraremos también el Dominio Público (DP), que no es una licencia pero sí una situación de derechos de propiedad intelectual que entra en la combinación.

Compatibilidad

Como orientación general: la licencia de la obra derivada tiene que tener restricciones equivalentes a la licencia original más restrictiva.

Vamos a usar el siguiente esquema:

licencia obra A + licencia obra B => licencia obra derivada de A y B

Compatibilidades en combinaciones de dos:

• DP + By-sa => By-sa

• DP + By-nc => By-nc

• DP + By-nc-sa => By-nc-sa

• By + By-sa => By-sa

• By + By-nc => By-nc

• By + By-nc-sa => By-nc-sa

• By-nc + By-sa => No son compatibles

• By-nc + By-nc-sa => By-nc-sa

• By-nc-sa + By-sa => No son compatibles

Subir arriba.

Nota sobre este texto.

El propósito de este texto es ofrecer una aproximación a la cuestión de los derechos de autor y al uso de licencias abiertas en la creación y tratamiento de imágenes.

La versión inicial de este texto fue creada para el proyecto GERMINADOR (germinador.net) del TAG Taller d’Intangibles. Una segunda versión se incluyó como documentación en el GRF wiki (multimedia.uoc.edu/~grf) del área de diseño de los estudios de multimedia de la UOC.

En el primer redactado se tomaron como base algunos contenidos procedentes de fuentes (principalmente Wikipedia en catalán, castellano e inglés) bajo la licencia copyleft GFDL 1.2. Sirva esta nota como acreditación de sus autores.

David Gómez Fontanills

2008-2010 – versión 0.3


Recopilación “Contra el Copyright”.

10/11/2009

Portada del libro.

El rostro de la industria cultural está cambiando en el mundo. Todos los días millones de personas se saltan las legislaciones sobre copyright, ya sea porque se volvieron obsoletas o porque no disumulan su avaricia y afán monopólico, dos estrategias de acparamiento que han puesto en riesgo la libre circulación de la cultura. Contra el copyright habla sobre cómo la tecnología, y con ella una capacidad de reproducción sin precedentes, ha puesto en jaque las barreras con que se protegan las obras, a la par que ha desvelado la avidez de las multinacionales del entretenimiento, que vieron amenazados sus beneficios.

En este libro, cuatro escritores y activistas (Richard Stallman, Wu Ming, César Rendueles y Kembrew MacLeod) argumentan contra los esfuerzos corporativos por hacer de quienes intercambian libros, música, imágenes o códigos informáticos (es decir, cultura) una clase más de criminales.

Ediciones Tumbona.

Descargatelo en PDF.


Copyleft y sus tipos.

30/06/2009
Logo del copyleft.

Logo del copyleft.

Es una implementación del copyright. Nace con la idea de proteger la libre circulacion del código informático y del conocimiento que encierra. Consiste en usar la legislación de copyright para proteger la libertad de copia, modificación y redistribución (incluida la venta), en lugar de restringirlas. El autor concede todos los derechos que él posee sobre su obra al resto de las personas. Todos. La única condición es que cualquier trabajo derivado de algo protegido con copyleft debe mantener las mismas libertades. Es decir, tiene un caracter “seminal” (algunos llaman “vírico”), que asegura que lo que es libre nunca dejará de serlo (salvo a costa de vulnerar la ley de copyright). Puede haber software libre que no sea copyleft: el copyleft es el concepto que obliga a que cualquier trabajo derivado que desee distribuirse, debe hacerse en las misma condiciones (misma licencia) que lo recibiste.

Copyleft es un término que se asocia a una clase de licencias que, aplicadas a creaciones como el software y otras obras creativas, permite respecto de dichas obras tener las libertades de uso, copia, modificación y redistribución de lo modificado y, además, que cualquier obra derivada continue manteniendo la licencia que permite tales libertades.

El término copyleft nació en el mundo de la informática, concretamente en el del software libre, ámbito en el cual el copyleft consituye un método para hacer que un programa libre se mantenga siempre libre, obligando a que todas las modificaciones y versiones extendidas del programa sean también software libre, garantizando así las libertades de los usuarios. De forma análoga este concepto comenzó a aplicarse también a todo tipo de conocimiento libre (textos, fotos, videos, etc.).

Fue acuñado por el Proyecto GNU. Nace de un juego de palabras en inglés, traducible como “izquierdo de copia” (“copia dejada” o “abandonada” o “copideje” e “izquierdos de autor”), en oposición a “derecho de copia” o copyright (derecho de autor), indicando que no se restringe la redistribución, con o sin cambios, sino por el contrario se permite mientras la libertad de copiarlo, redistribuirlo o cambiarlo no se restrinja (derecho de autor usual).

Los vocablos ingleses “right” y “left” además significan “derecha” e “izquierda” respectivamente, lo que acentúa la diferencia entre ambos conceptos. Una posible traducción al español sería “izquierdos de autor”, en contraste con los derechos de autor. En la práctica sin embargo el término se deja sin traducir.

La idea de copyleft, fue concebida por Richard Stallman.

Existen distintos tipos de Copyleft; fuerte, débil, completo y parcial.

Copyleft fuerte

Se denomina a un Copyleft fuerte cuando las obras derivadas de un programa no pueden ser enlazadas por programas que no sean libres. Esto no prohíbe la acción contraria; que un programa con Copyleft fuerte enlace a un programa privativo.

El objetivo del Copyleft fuerte es no dar ventajas a los desarrolladores de software privativo, ya que estos podrían usar los programas creados para indirectamente privar las libertades de los usuarios. Esto pues, un programador que desarrolle un programa privativo no podrá usar el código de uno libre para facilitarse el trabajo, así no tendrá la facilidad de privar la libertad a otra gente con código libre (indirectamente).

Copyleft débil

Se denomina a un Copyleft débil cuando las obras derivadas de un programa pueden ser enlazadas por programas que no sean libres.

El objetivo del Copyleft débil es cuando aya ya alternativas gratuitas privativas del mismo programa dejar que programas privativos usen el programa, para así facilitar la adopción de programas libres.

Copyleft completo

Se denomina a un Copyleft completo cuando las obras derivadas de un programa deban distribuirse con las mismas condiciones que el programa original.

Copyleft parcial

Se denomina a un Copyleft parcial cuando las obras derivadas de un programa deben distribuirse solo la parte editada con las mismas condiciones que el programa original. El resto del programa puede ser distribuido como el autor le placa.


Nuevo libro contra la apropiación del conocimiento.

23/06/2009

Prohibido pensar.

Prohibido pensar.

“Prohibido Pensar, Propiedad Privada”. Este es el título del nuevo libro que Fundación Vía Libre, CTERA (Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina), Escuela Marina Vilte, Fundación Heinrich Boell y Programa Argentina Sustentable publicaron en conjunto para distribuir durante el 2do. Congreso de Educación Ambiental realizado entre los días 26 y 29 de octubre en Chapadmalal, Provincia de Buenos Aires. En esa oportunidad, unos 3000 docentes participantes se llevaron ejemplares de este trabajo que hace foco sobre las discusiones más relevantes referidas a la apropiación monopólica de la vida y el conocimiento a través de regímenes de patentes y copyrights.

El libro incide en las discusiones más relevantes referidas a la apropiación monopolística de la vida y el conocimiento a través de regímenes de patentes y copyrights. Aunque no deja de ser un compendio de artículos, algunos de ellos bien conocidos, creo que puede resultar interesante tanto para alguien que se acerca por primera vez a estos temas como para los que los seguimos más de cerca.

El índice de artículos es el siguiente:

  • James Boyle, El segundo movimiento de cercamiento y la construcción del dominio público.
  • Silvia Rodríguez Cervantes, Estrategias cambiantes y combinadas para consolidar la propiedad intelectual sobre la vida y el conocimiento.
  • GRAIN, ¿Buenas ideas tergiversadas? Glosario de términos relativos a los derechos.
  • GRAIN, Comunidad o mercancía: ¿Cuál es el futuro del conocimiento tradicional?.
  • Richard M. Stallman, La ciencia debe ‘‘dejar de lado a los derechos de autor’’.
  • Richard M. Stallman, Por qué el Software debería ser libre.
  • Federico Heinz, ¿Qué tiene que ver Software Libre con educación?
  • Richard M. Stallman, El Derecho a Leer.
  • Beatriz Busaniche, Las ideas y las cosas. La riqueza de las ideas y los peligros de su monopolización.
  • Richard M. Stallman, ¿Puede confiar en su computadora?
  • FSFLA, DRM: Deliberadamente Defectuosos.
  • Bill Joy, Por qué el futuro no nos necesita.

El libro es de distribución libre, está disponible en formato PDF.


¿Qué es el hardware libre?

27/04/2009

Diagrama esquemático de la placa Arduino.

Diagrama esquemático de la placa Arduino.

Al igual que en el software libre, la denominación de hardware libre, se refiere  a crear diseños de hardware (partes físicas y tangibles de un ordenador),  de forma abierta. De manera que todas las personas puedan acceder, como mínimo, a las especificaciones y diagramas esquemáticos, ya sea de forma gratuita o de pago. Al igual que en el software libre, estamos hablamos de libertad, libertad de poder utilizar el dispositivo y su documentación.

Situación actual del hardware libre según:

– Un desarrollador (extraido de  la lista Linups):
Todavía está “en pañales”. El desarrollo hardware es más “traumático” que el software, y no disponemos de tantas herramientas Libres, sin embargo es de vital importancia que empiece a existir hardware libre. Ahora mismo casi todo el conocimiento está en manos de unas cuentas empresas. Lo ingenieros nos limitamos a comprar circuitos ya hechos e interconectarlos entre sí, sin tener información de cómo están implementados por dentro.

– Xavier Caballa, consultor:
La cuestión no es tanto que sea el usuario quien tenga la información necesaria para hacer modificaciones sinó evitar la existencia de unos dispositivos sobre los que no tiene ningún control y están constreñidos a un número reducido de fabricantes. Precisamente, el movimiento del “sofware” libre empezó cuando vieron la imposibilidad de acceder a las especificaciones de un “hardware” concreto, en aquel caso, una impresora del Massachusetts Institute of Technology.

– Mercè Molist, periodista experta en Internet:
En los últimos años ha aparecido lentamente un nuevo concepto: el “Open Hardware”, primo hermano del “software” libre. Consiste en crear y compartir diseños de equipos informáticos, desde chips hasta baterías, y programas relacionados con ellos, como los “drivers”. Su máximo exponente son los aficionados que, con un pote de fabada y un esquema sacado de Internet, construyen antenas para sus redes inalámbricas. Recientemente, el grupo OpenCores? presentaban algo más complejo: todo un microprocesador de diseño abierto.
El “Open Hardware” es un movimiento aún minoritario que no se espera tenga a medio plazo el alcance popular del “software” libre porque, mientras es fácil bajarse un programa de Internet, lo es menos encontrar a alguien que sepa fabricar un chip, por muchos esquemas libres que le den. Además, el mundo del “hardware” está plagado de patentes. Pero, aunque su introducción es lenta, los interesados son cada vez más y aseguran que es beneficioso para las empresas.
Pero el movimiento “Open Hardware” quiere más: crear una gran librería accesible para todo el mundo, con diseños de procesadores, controladores de memoria, periféricos, placas madre, etc, que ayudaría a las compañías a reducir millones en trabajos de diseño redundantes.

Ejemplos de proyectos de hardware libre:

  • La arquitectura UltraSparc cuyas especificaciones están disponibles bajo licencia libre.
  • La placa Arduino cuyas especificaciones están disponibles bajo licencia libre.
  • La plataforma abierta OpenMoko para crear un sistema operativo libre basado en Linux que funcione sobre teléfonos móviles.
  • RobotCub tiene como objetivos la creación de un robot humanoide que sirva de apoyo a otros investigadores, por un lado; y avanzar en el conocimiento que se tiene sobre factores clave de la cognición.
  • La consola de video juegos Uzebox, bajo licencia GNU.
  • El ordenador portatil Godson, cuyo microprocesador no soporta ninguna versión de Windows.
  • La tarjeta gráfica 3D OGD1.

Hay muchos más ejemplos en Internet, si quereis conocerlos os recomiendo OpenCores y OpenHardware.de, que recopilan esquemas y desarrollos de componentes de hardware enviados por profesionales independientes.

A día de hoy hablar de hardware libre es hablar de software libre hace veinte años, pero con un esfuerzo podemos adelantar esos veinte años.


Licencias libres para obras.

04/04/2009

Imágen de distintos logos copyleft.

Imágen de distintos logos copyleft.

Seguimos avanzando en el descubrimiento de las licencias libres, esta vez vamos a hablar de como licenciar las obras de creación literaria y artística.

Las licencias libres pueden ser clasificadas como Copyleft, el contenido bajo las reglas del Copyleft se caracteriza por exigir el licenciar con la misma licencia las obras derivadas del programa. Esto es también conocido como “efecto vírico”, y que produce la transmisión de la libertad entre sus obras y sus derivadas.

El objetivo del Copyleft es garantizar que cada persona que recibe una copia de una obra pueda a su vez usar, modificar y redistribuir el propio trabajo y las versiones derivadas del mismo. Unas veces se permite el uso comercial de dichos trabajos y en otras ocasiones no, dependiendo que derechos quiera ceder el autor.

Licencias libres para obras:

Licencia de documentación libre de GNU (GNU Free Documentation License o GNU GFDL): esta licencia asegura que el material licenciado bajo la misma esté disponible de forma completamente libre, pudiendo ser copiado, redistribuido, modificado e incluso vendido siempre y cuando el material se mantenga bajo los términos de esta misma licencia. En caso de venderse en una cantidad superior a 100 ejemplares, deberá distribuirse en un formato que garantice futuras ediciones (debiendo incluir para ello el texto o código fuente original).

Creative Commons: está inspirada en la licencia GPL de la Free Software Foundation (FSF). La idea principal es posibilitar un modelo legal y ayudado de herramientas informáticas para así facilitar la distribución y el uso de contenidos para el dominio público. Ofrece una serie de licencias, cada una con diferentes configuraciones o principios como el derecho del autor original a dar libertad para citar su obra, reproducirla, crear obras derivadas, ofrecerlo públicamente y con diferentes restricciones como no permitir el uso comercial o respetar la autoría original.

ColorIURIS: es un sistema internacional de gestión y cesión de derechos de autor con efectos legales en 25 países (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Estados Unidos, Francia, Guatemala, Honduras, Inglaterra, Irlanda, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Uruguay, y Venezuela).

Mediante la combinación de herramientas informáticas y jurídicas que garanticen los efectos legales de las cesiones de derechos en los países de origen de los autores, conforme al Convenio de Berna respetando los derechos morales de autor y explicitando la cesión de derechos de explotación a fin de lograr una mayor difusión de la cultura mediante acuerdos de licencia en línea.

Coloriuris está destinado a los creadores de contenidos – literarios, musicales, audiovisuales y fotográficos – que utilizan el world wide web para su difusión, publicación y/o puesta a disposición que quieran ceder los derechos patrimoniales de sus creaciones dentro y fuera de la red.

Licencia Aire Incondicional: Esta licencia, realizada por el abogado Abel Garriga fue especialmente realizada para la exposición “Aire Incondicional”, llevada a cabo en el Centro de Arte Shedhalle (Zürich) y aplicada a una serie de contenidos dentro de la exposición y a otros realizados durante el tour de presentaciones en Suiza.

Se alimenta básicamente de las licencias GNU de la Free Sotware Foundation, de las licencias de Creative Commons y de las licencias de la Electronic Frontier Foundation, creadas en el ámbito anglosajón de los derechos de autor, y concretamente el norteamericano. Pretende trasladar el mecanismo de funcionamiento y los principios que tratan de alcanzar, al derecho continental y concretamente, al español.

Licencia de Arte Libre: Su finalidad es dar acceso abierto a la obra y autorizar el uso de sus recursos por una mayoría, multiplicar las posibilidades de disfrute para multiplicar sus frutos, y fomentar un nuevo marco de creación que posibilite una creación nueva. Todo ello, dentro del respeto, reconocimiento y defensa de los derechos morales de los autores. Se rige por el derecho francés.